• Las drogas de abuso a veces no son utilizadas solo con el fin de obtener una recompensa en la esfera psíquica sino que, paralelamente a ello, desde hace tiempo vienen detectándose hechos delictivos concebidos con sustancias denominadas de sumisión química, que incluye la pérdida de la conciencia y el poder de defensa ante la agresión externa por acción de terceros, ya sea para casos de abuso sexual o hurto. En ciertas oportunidades incluyen la utilización de sustancias que hemos escuchado como burundanga, escopolamina, éxtasis líquido, entre otras, vinculadas a las denominadas drogas por contacto o de absorción dérmica, pero ¿todo esto es una apreciación correcta? Pues… no siempre.

    Facebook Twitter Share
  • Las drogas de abuso a veces no son utilizadas solo con el fin de obtener una recompensa en la esfera psíquica sino que, paralelamente a ello, desde hace tiempo vienen detectándose hechos delictivos concebidos con sustancias denominadas de sumisión química, que incluye la pérdida de la conciencia y el poder de defensa ante la agresión externa por acción de terceros, ya sea para casos de abuso sexual o hurto. En ciertas oportunidades incluyen la utilización de sustancias que hemos escuchado como burundanga, escopolamina, éxtasis líquido, entre otras, vinculadas a las denominadas drogas por contacto o de absorción dérmica, pero ¿todo esto es una apreciación correcta? Pues… no siempre.

    Facebook Twitter Share
  • Las drogas de abuso a veces no son utilizadas solo con el fin de obtener una recompensa en la esfera psíquica sino que, paralelamente a ello, desde hace tiempo vienen detectándose hechos delictivos concebidos con sustancias denominadas de sumisión química, que incluye la pérdida de la conciencia y el poder de defensa ante la agresión externa por acción de terceros, ya sea para casos de abuso sexual o hurto. En ciertas oportunidades incluyen la utilización de sustancias que hemos escuchado como burundanga, escopolamina, éxtasis líquido, entre otras, vinculadas a las denominadas drogas por contacto o de absorción dérmica, pero ¿todo esto es una apreciación correcta? Pues… no siempre.

    Facebook Twitter Share
  • Las drogas de abuso a veces no son utilizadas solo con el fin de obtener una recompensa en la esfera psíquica sino que, paralelamente a ello, desde hace tiempo vienen detectándose hechos delictivos concebidos con sustancias denominadas de sumisión química, que incluye la pérdida de la conciencia y el poder de defensa ante la agresión externa por acción de terceros, ya sea para casos de abuso sexual o hurto. En ciertas oportunidades incluyen la utilización de sustancias que hemos escuchado como burundanga, escopolamina, éxtasis líquido, entre otras, vinculadas a las denominadas drogas por contacto o de absorción dérmica, pero ¿todo esto es una apreciación correcta? Pues… no siempre.

    Facebook Twitter Share
  • Las drogas de abuso a veces no son utilizadas solo con el fin de obtener una recompensa en la esfera psíquica sino que, paralelamente a ello, desde hace tiempo vienen detectándose hechos delictivos concebidos con sustancias denominadas de sumisión química, que incluye la pérdida de la conciencia y el poder de defensa ante la agresión externa por acción de terceros, ya sea para casos de abuso sexual o hurto. En ciertas oportunidades incluyen la utilización de sustancias que hemos escuchado como burundanga, escopolamina, éxtasis líquido, entre otras, vinculadas a las denominadas drogas por contacto o de absorción dérmica, pero ¿todo esto es una apreciación correcta? Pues… no siempre.

    Facebook Twitter Share
  • Las drogas de abuso a veces no son utilizadas solo con el fin de obtener una recompensa en la esfera psíquica sino que, paralelamente a ello, desde hace tiempo vienen detectándose hechos delictivos concebidos con sustancias denominadas de sumisión química, que incluye la pérdida de la conciencia y el poder de defensa ante la agresión externa por acción de terceros, ya sea para casos de abuso sexual o hurto. En ciertas oportunidades incluyen la utilización de sustancias que hemos escuchado como burundanga, escopolamina, éxtasis líquido, entre otras, vinculadas a las denominadas drogas por contacto o de absorción dérmica, pero ¿todo esto es una apreciación correcta? Pues… no siempre.

    Facebook Twitter Share
  • Las drogas de abuso a veces no son utilizadas solo con el fin de obtener una recompensa en la esfera psíquica sino que, paralelamente a ello, desde hace tiempo vienen detectándose hechos delictivos concebidos con sustancias denominadas de sumisión química, que incluye la pérdida de la conciencia y el poder de defensa ante la agresión externa por acción de terceros, ya sea para casos de abuso sexual o hurto. En ciertas oportunidades incluyen la utilización de sustancias que hemos escuchado como burundanga, escopolamina, éxtasis líquido, entre otras, vinculadas a las denominadas drogas por contacto o de absorción dérmica, pero ¿todo esto es una apreciación correcta? Pues… no siempre.

    Facebook Twitter Share
  • Las drogas de abuso a veces no son utilizadas solo con el fin de obtener una recompensa en la esfera psíquica sino que, paralelamente a ello, desde hace tiempo vienen detectándose hechos delictivos concebidos con sustancias denominadas de sumisión química, que incluye la pérdida de la conciencia y el poder de defensa ante la agresión externa por acción de terceros, ya sea para casos de abuso sexual o hurto. En ciertas oportunidades incluyen la utilización de sustancias que hemos escuchado como burundanga, escopolamina, éxtasis líquido, entre otras, vinculadas a las denominadas drogas por contacto o de absorción dérmica, pero ¿todo esto es una apreciación correcta? Pues… no siempre.

    Facebook Twitter Share
  • Las denominadas Enfermedades Raras o Poco Frecuentes son aquellas cuya prevalencia es menor a 1 de cada 2.000 individuos. Sin embargo, se estima que en Argentina existe un total de tres millones de personas que padece alguna de estas patologías. Conversamos al respecto, con la profesora Ana Adamo.

    Facebook Twitter Share
  • Las denominadas Enfermedades Raras o Poco Frecuentes son aquellas cuya prevalencia es menor a 1 de cada 2.000 individuos. Sin embargo, se estima que en Argentina existe un total de tres millones de personas que padece alguna de estas patologías. Conversamos al respecto, con la profesora Ana Adamo.

    Facebook Twitter Share

Páginas

Boletines

Subscribase para recibir aviso de nuevas noticias.