• Varios miles de millones de personas cada día desechan plásticos a la basura doméstica, a través de la orina excretan los residuos de medicamentos que ingieren, incluso drogas de abuso; las industrias vierten sus efluentes a las aguas, no siempre con debido tratamiento; los criadores de animales y los agricultores utilizan sustancias para la protección de animales y plantas y contaminan ríos y cursos de agua… Bueno, podría decirse que son liberados al ambiente en pequeñas cantidades. Pero con el pasar del tiempo se van incorporando nuevas sustancias. Y además se dispersan, de hecho ya se los puede hallar hasta en las aguas antárticas. Son los denominados contaminantes emergentes.

    Facebook Twitter Share
  • Investigadores de la cátedra de Salud Pública e Higiene Ambiental estudian bacterias aisladas en cursos de agua altamente contaminados de Buenos Aires, capaces de degradar compuestos llamados emergentes, por ejemplo, un desinfectante ampliamente utilizado, un antibiótico de uso frecuente veterinario y un antiinflamatorio no esteroide de uso masivo. Además diseñan biorreactores, método de tratamiento biológico para depurar aguas y efluentes que puedan contener esos contaminantes. Proponen también un método indirecto de detección de contaminantes emergentes.

    Facebook Twitter Share
  • Entre los numerosos compuestos de la marihuana, el cannabidiol (CBD) mostró poseer los mayores efectos anticonvulsivos en diferentes modelos experimentales en comparación con otros cannabinoides y ninguna acción psicotrópica, propiedades que lo señalan como un excelente candidato para la terapéutica de las epilepsias refractarias. Sin embargo, el mecanismo de acción por el cual resultaría tan efectivo no ha sido totalmente dilucidado. Investigadores de la Facultad de Farmacia y Bioquímica y del CONICET hallaron que el CBD inhibe significativamente una glicoproteína que está involucrada en la resistencia a los fármacos convencionalmente usados para tratar la epilepsia.

    Facebook Twitter Share
  • Su prevalencia en nuestro país es desconocida, sin embargo se estima que podría ser elevada. Es importante, además del tratamiento farmacológico del paciente y sus convivientes, implementar medidas higiénicas de profilaxis. Si bien ha habido gran avance en el conocimiento de la sarna, se requiere más investigación sobre su epidemiología, diagnóstico, tratamiento y prevención.

    Facebook Twitter Share
  • El fenómeno de plasticidad del desarrollo, también llamada programación, consiste en la adaptación del programa genético de un individuo expuesto a condiciones ambientales adversas. Esta adaptación involucra cambios estructurales, fisiológicos y metabólicos en diferentes órganos como el riñón, el corazón y los vasos sanguíneos, que pueden llevar a enfermedad renal o cardiovascular en la vida adulta. Dado que el riñón en desarrollo es particularmente vulnerable a diferentes tipos de eventos adversos y que la función renal es un determinante fundamental de la presión arterial, la programación renal es considerada un elemento clave para la programación de la hipertensión.

     

    Facebook Twitter Share
  • El consumo excesivo de sal de manera crónica aumenta el riesgo de hipertensión y consecuentemente de enfermedad cardiovascular y renal; sin embargo los mecanismos responsables que subyacen al aumento de la presión arterial y sus complicaciones asociadas continúan generando gran interés y controversia. Nótese que cuando nos referimos a “sal” en este texto hablamos de cloruro de sodio, comúnmente llamada “sal de mesa”.

    Facebook Twitter Share
  • No solo protegen la zona dañada y absorben los exudados, sino que incorporan un agente biocida que se libera en mayor medida de existir una contaminación bacteriana. Son económicos y fáciles de manipular, y están compuestos por materiales biocompatibles y biodegradables. Para ello se usó queratina, de bajo costo y alta disponibilidad, que puede obtenerse de desechos ganaderos y avícolas, como pelos, lana, pezuñas, cuernos y plumas.

    Facebook Twitter Share
  • Las técnicas de identificación molecular comenzaron a emplearse en el Reino Unido en 1985 en el ámbito civil, con la resolución de un caso de migración, y dos años después en el fuero penal. En 1987 uno de los primeros casos en que el ADN sirvió para condenar fue el del homicida Colin Pitchfork, quien había violado y estrangulado a dos adolescentes de 15 años en Leicester, Inglaterra. Apenas cuatro años después, la Argentina ya contaba con el Servicio de Huellas Digitales Genéticas.

    Facebook Twitter Share

Páginas

Boletines

Subscribase para recibir aviso de nuevas noticias.